La impotencia y el perdón

agosto 15, 2018
Implicaciones de política pública de seguridad a de la Ley de Seguridad Interior
julio 6, 2018
El mapa de la violencia en México
agosto 16, 2018
 

Reviso la página de internet de uno de los periódicos de mayor circulación en México y, como ya desde hace ya tiempo, demasiadas notas describen la violencia, inseguridad e injusticias en las que vivimos los mexicanos. En Morelia, quien será el próximo Secretario de Seguridad Pública Federal Alfonso Durazo declara que el próximo gobierno recibirá seguridad en ruinas. La misma nota hace referencia a la declaración de Raquel González, presidenta de la asociación Viudas de Apatizingán a causa del crimen organizado quien dice

Aquí hay muchas personas que entienden mi dolor. Es un coraje enorme, es una desesperación y un sentimiento que no podemos ocultar… Son varios años ya y aún no puedo con esto porque son muchas preguntas sin respuestas

Más abajo, otra nota hace referencia a la incapacidad del sistema penitenciario de la Ciudad de México para hacerse cargo de la prisión preventiva de uno de los criminales responsables de la ola de homicidios de los últimos meses en la ciudad. Otra nota titulada, “Asaltan a corredoras en maratón de Morelos” describe el infierno que pasaron corredoras mientras participaban en una carrera en el bosque de Huitzilac al ser asaltadas a punta de pistola.

La nota que más llamó mi atención fue “Roberto González cuadraplégico desde hace 19 meses, pide justica AMLO” y describe como una persona quien fuera agredida por su vecino en 2017, con la ayuda de su familia y paramédicos se presentó afuera de la casa de campaña del Presidente Electo en la colonia Roma para tratar de que se lleve a su agresor ante la justicia.

Estas son notas del sitio web El Universal de solo un día. Pero situaciones como estas viven millones de mexicanos a diario. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de Seguridad Pública 2017 (ENVIPE 2017) tan solo en el año 2016, 24.2 millones de mexicanos fueron víctimas de algún delito de los cuales únicamente el 9.7 por ciento denunciaron ante el Ministerio Público ya que más del 65 por ciento de los ciudadanos considera que los Ministerios Públicos y los Jueces son corruptos.

El año pasado cerró con una tasa de 25 homicidios por cada 100 mil habitantes (el registro más alto en la historia del país) lo que implica que a la fecha en poco más de 10 años de iniciada la “guerra contra el narcotráfico” se han acumulado más de 200 mil homicidios de los que sabemos poco de los victimarios. De hecho una investigación realizada por Animal Político señala que de cada 100 casos de homicidio solo cinco son aclarados por lo que resolver los homicidios cometidos durante el periodo 2010-2016 llevaría 124 años.

También se acumulan más de 34 mil personas desaparecidas cuyos familiares no saben su paradero, si viven o han muerto y, más importante aún, cómo sucedieron los hechos y quién o en cuáles circunstancias tuvo lugar su desaparición. También, hasta hace un par de años 66,842 mexicanos fueron víctimas de secuestro (66 por ciento por al menos 24 horas que es la medición más alta registrada en cinco años por la ENVIPE) uno de los crímenes más atroces que un ser humano pude cometer en contra de otro.

La semana pasada en el Primer Foro por la Pacificación realizado en Ciudad Juárez el Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador y quienes serán los próximos Secretarios de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y Seguridad Pública, Alfonso Durazo hicieron el primer esfuerzo en mucho tiempo por escuchar y dialogar con las víctimas de la violencia. Además de afirmar que las víctimas estarán al centro de la labor de seguridad (lo que me parece muy importante dado el desamparo en el que dejaron durante esta administración), el Presidente Electo pidió a las victimas perdonaran, pero sin dejar de olvidar lo ocurrido. Comprensiblemente muchas de las víctimas presentes reviraron a la petición diciendo que “sin justicia no hay perdón”.

La respuesta me parece esperable y más ante una petición que deja de lado la impotencia que sienten miles y miles de víctimas directas o indirectas de la violencia en México ¿Cómo pedirle a un padre o a una viuda que perdone a los asesinos de su hijo o esposo si las instituciones de procuración del país son incapaces de llevar ante la justicia al culpable? ¿Cómo pedirle a Roberto González que perdone (pero no olvide) al agresor que lo dejó inmóvil e incapaz de cuidar de su esposa e hijo, si sigue libre?

Si bien buscar la pacificación del país y escuchar a las víctimas es fundamental, las víctimas directas e indirectas lo que buscan es que las autoridades de los tres órdenes de gobierno tengan la capacidad de decirles qué pasó con su familiar desaparecido, en qué circunstancias sucedió o quién es el responsable del homicidio y más aún, que se ha hecho justicia. Lamentablemente estamos lejos de lograrlo por la precaria situación de las policías en el país que adolecen de capacitación, condiciones laborales y equipamiento adecuados; también de ministerios públicos y procuradurías completamente abandonadas y sobrepasadas, con todo y que menos del 10 por ciento de los delitos ocurridos son denunciados; de jueces que carecen de la confianza ciudadana y sistemas penitenciarios que se asemejan más a universidades del crimen que a centros de readaptación social.

La promesa de cumplir con la responsabilidad de liderar un proceso de fortalecimiento de las instituciones del sistema de seguridad y justicia sería mejor para que las víctimas obtengan las respuestas a las preguntas que los atormentan. El compromiso de realizar todo lo que esté a su alcance para prevenir que la espiral de violencia en la que vivimos continúe y se repita; de asegurarse que en seis años se realizará un proceso de reconstrucción de las policías de los tres órdenes de gobierno para que puedan proveer seguridad a los ciudadanos, así como de dar las capacidades suficientes a los ministerios públicos para que encuentren la verdad y lleven a los victimarios ante el sistema judicial para que apliquen la ley a los victimarios de homicidios, desapariciones y secuestros. El deber de asegurar que las cárceles serán centros de rehabilitación donde los criminales puedan entender el daño que han hecho y pedir perdón a la sociedad por el daño causado. Prometer y cumplir con lo anterior sería más adecuado. Solo así las víctimas podrán considerar el perdón. Antes, no.



Referencias

[1] Disponible : https://www.google.com.mx/search?biw=1366&bih=662&tbm=isch&sa=1&ei=crF0W_LPI4K-jwSAqrqICw&q=foros+por+la+pacificaci%C3%B3n&oq=foros+por+la+pacificaci%C3%B3n&gs_l=img.3...89274.107679.0.108580.31.20.2.1.1.0.224.1872.2j12j1.15.0....0...1c.1.64.img..13.7.669...0j0i67k1j0i24k1.0.XdmjsmmGQqc#imgrc=wp-hN0Rip16BlM: [Visitado 16 Agosto 2018].

 

Reviso la página de internet de uno de los periódicos de mayor circulación en México y, como ya desde hace ya tiempo, demasiadas notas describen la violencia, inseguridad e injusticias en las que vivimos los mexicanos. En Morelia, quien será el próximo Secretario de Seguridad Pública Federal Alfonso Durazo declara que el próximo gobierno recibirá seguridad en ruinas. La misma nota hace referencia a la declaración de Raquel González, presidenta de la asociación Viudas de Apatizingán a causa del crimen organizado quien dice

Aquí hay muchas personas que entienden mi dolor. Es un coraje enorme, es una desesperación y un sentimiento que no podemos ocultar… Son varios años ya y aún no puedo con esto porque son muchas preguntas sin respuestas

Más abajo, otra nota hace referencia a la incapacidad del sistema penitenciario de la Ciudad de México para hacerse cargo de la prisión preventiva de uno de los criminales responsables de la ola de homicidios de los últimos meses en la ciudad. Otra nota titulada, “Asaltan a corredoras en maratón de Morelos” describe el infierno que pasaron corredoras mientras participaban en una carrera en el bosque de Huitzilac al ser asaltadas a punta de pistola.

La nota que más llamó mi atención fue “Roberto González cuadraplégico desde hace 19 meses, pide justica AMLO” y describe como una persona quien fuera agredida por su vecino en 2017, con la ayuda de su familia y paramédicos se presentó afuera de la casa de campaña del Presidente Electo en la colonia Roma para tratar de que se lleve a su agresor ante la justicia.

Estas son notas del sitio web El Universal de solo un día. Pero situaciones como estas viven millones de mexicanos a diario. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de Seguridad Pública 2017 (ENVIPE 2017) tan solo en el año 2016, 24.2 millones de mexicanos fueron víctimas de algún delito de los cuales únicamente el 9.7 por ciento denunciaron ante el Ministerio Público ya que más del 65 por ciento de los ciudadanos considera que los Ministerios Públicos y los Jueces son corruptos.

El año pasado cerró con una tasa de 25 homicidios por cada 100 mil habitantes (el registro más alto en la historia del país) lo que implica que a la fecha en poco más de 10 años de iniciada la “guerra contra el narcotráfico” se han acumulado más de 200 mil homicidios de los que sabemos poco de los victimarios. De hecho una investigación realizada por Animal Político señala que de cada 100 casos de homicidio solo cinco son aclarados por lo que resolver los homicidios cometidos durante el periodo 2010-2016 llevaría 124 años.

También se acumulan más de 34 mil personas desaparecidas cuyos familiares no saben su paradero, si viven o han muerto y, más importante aún, cómo sucedieron los hechos y quién o en cuáles circunstancias tuvo lugar su desaparición. También, hasta hace un par de años 66,842 mexicanos fueron víctimas de secuestro (66 por ciento por al menos 24 horas que es la medición más alta registrada en cinco años por la ENVIPE) uno de los crímenes más atroces que un ser humano pude cometer en contra de otro.

La semana pasada en el Primer Foro por la Pacificación realizado en Ciudad Juárez el Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador y quienes serán los próximos Secretarios de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y Seguridad Pública, Alfonso Durazo hicieron el primer esfuerzo en mucho tiempo por escuchar y dialogar con las víctimas de la violencia. Además de afirmar que las víctimas estarán al centro de la labor de seguridad (lo que me parece muy importante dado el desamparo en el que dejaron durante esta administración), el Presidente Electo pidió a las victimas perdonaran, pero sin dejar de olvidar lo ocurrido. Comprensiblemente muchas de las víctimas presentes reviraron a la petición diciendo que “sin justicia no hay perdón”.

La respuesta me parece esperable y más ante una petición que deja de lado la impotencia que sienten miles y miles de víctimas directas o indirectas de la violencia en México ¿Cómo pedirle a un padre o a una viuda que perdone a los asesinos de su hijo o esposo si las instituciones de procuración del país son incapaces de llevar ante la justicia al culpable? ¿Cómo pedirle a Roberto González que perdone (pero no olvide) al agresor que lo dejó inmóvil e incapaz de cuidar de su esposa e hijo, si sigue libre?

Si bien buscar la pacificación del país y escuchar a las víctimas es fundamental, las víctimas directas e indirectas lo que buscan es que las autoridades de los tres órdenes de gobierno tengan la capacidad de decirles qué pasó con su familiar desaparecido, en qué circunstancias sucedió o quién es el responsable del homicidio y más aún, que se ha hecho justicia. Lamentablemente estamos lejos de lograrlo por la precaria situación de las policías en el país que adolecen de capacitación, condiciones laborales y equipamiento adecuados; también de ministerios públicos y procuradurías completamente abandonadas y sobrepasadas, con todo y que menos del 10 por ciento de los delitos ocurridos son denunciados; de jueces que carecen de la confianza ciudadana y sistemas penitenciarios que se asemejan más a universidades del crimen que a centros de readaptación social.

La promesa de cumplir con la responsabilidad de liderar un proceso de fortalecimiento de las instituciones del sistema de seguridad y justicia sería mejor para que las víctimas obtengan las respuestas a las preguntas que los atormentan. El compromiso de realizar todo lo que esté a su alcance para prevenir que la espiral de violencia en la que vivimos continúe y se repita; de asegurarse que en seis años se realizará un proceso de reconstrucción de las policías de los tres órdenes de gobierno para que puedan proveer seguridad a los ciudadanos, así como de dar las capacidades suficientes a los ministerios públicos para que encuentren la verdad y lleven a los victimarios ante el sistema judicial para que apliquen la ley a los victimarios de homicidios, desapariciones y secuestros. El deber de asegurar que las cárceles serán centros de rehabilitación donde los criminales puedan entender el daño que han hecho y pedir perdón a la sociedad por el daño causado. Prometer y cumplir con lo anterior sería más adecuado. Solo así las víctimas podrán considerar el perdón. Antes, no.



Referencias

[1] Disponible : https://www.google.com.mx/search?biw=1366&bih=662&tbm=isch&sa=1&ei=crF0W_LPI4K-jwSAqrqICw&q=foros+por+la+pacificaci%C3%B3n&oq=foros+por+la+pacificaci%C3%B3n&gs_l=img.3...89274.107679.0.108580.31.20.2.1.1.0.224.1872.2j12j1.15.0....0...1c.1.64.img..13.7.669...0j0i67k1j0i24k1.0.XdmjsmmGQqc#imgrc=wp-hN0Rip16BlM: [Visitado 16 Agosto 2018].

Comparte en tus redes sociales

Comments are closed.

Read previous post:
Implicaciones de política pública de seguridad a de la Ley de Seguridad Interior

Close